gastronomía y buena vida

10 de abril de 2017

La Santpere, cocina vespertina...


Al sentarte en la mesa, casi al instante, "Llardons y fuet". Llega la carta y una Estrella Damm bien fría para aligerar el pensamiento. Buñuelos, butifarra del perol, fricando o esqueixada de bacalao. No estamos en cualquier masía del centro de Cataluña. Ni siquiera en alguna casa de comidas de algún barrio de Barcelona. "La Santpere" se ubica cada noche, en el pequeño local que fuera el primitivo Taberna pedraza y que hoy sirve uno de los mejores cocidos de la capital. Casa de cocidos Carmen por el día, la voluptuosa Santpere por la noche.


Santiago Pedraza y Carmen Carro de nuevo afinan el tiro. Con el bulevar de Ibiza como territorio propio ( ojo a la expansión que se prevé para próximos meses ) los Pedraza se sacan de la chistera un restaurante 100% ADN Catalán y además con la misma obsesión por el origen del producto, ya conocido por todos como el "síndrome de Santiago". Y es allí, en esa búsqueda donde radica el éxito.

Asesorados por el cocinero Catalán Josep Armenteros, La santpere ofrece una cocina fiel al recetario tradicional y llena de sabores y calidad. Desde el famoso "Pan con tomate" con tomate de colgar, all i oli y aceite, a unas estupendas butifarras del perol que son una autentica locura.



Estupendos igualmente los buñuelos de bacalao, de sabor suave, nada grasientos y con una textura que acaricia el paladar. Pídanlos.


Tradicionales los caracoles a la llauna. Aunque en este caso, y a pesar de ser un bocado muy apetecible, pecaban de sobrecoccion, nada que no se arregle con la explosión marina de las mejores ortiguillas que hemos comido nunca. Brutal de verdad. Si las tienen, es uno de los imprescindibles de la carta. Las ortiguillas las recibe Santiago vivas, en agua marina, para que la textura no se quede gomosa, como pecan las mismas cuando están congeladas.



De nuevo acierto pleno con la escalivada de verduras (berenjena, pimiento rojo y cebolla de Figueras), que ya habíamos gozado en Taberna Pedraza. Para mi una de las mejores de Madrid. Excepcional el toque ahumado.


Otro plato cumbre en la noche y en la gastronomía catalana son los arroces. En esta ocasión arroz bomba de la tierra en lata, con gamba roja de Palamós. La joya del mediterráneo, no olvidemos que es la misma gamba en Garrucha, en Denia o las aquí citadas, prestan al arroz su potencia y su presencia, pues ademas de buenas son bonitas. Otro imprescindible.


Nivelazo en el Bacalao a la llauna con ganxet. El plato del día junto a las ortiguillas. Una autentica maravilla. Bacalao desalado perfecto de punto con alubias originarias del vallés oriental (Barcelona). Mucho goce.


Cerramos lo salado con dos bocados típicos igualmente: Canelones de carne rustida y albóndigas guisadas con sepia y picada. La carne se hace presente en dos platos muy disfrutables, donde destaca la salsa del guiso de las albóndigas. Mucha potencia.



Crema catalana (estupenda como no podía ser de otra manera), Flan de mató y carquinyolis con mistela como colofón a una reconfortante experiencia. La visita a La Santpere reafirma mi deseo de seguir conociendo mas el mundo Pedraza. Estaremos expectantes a las nuevas sorpresas que esta familia quiera llevar a cabo en su "calle" y para el disfrute de todos los Madrileños.




-LA SANTPERE 

-Ticket medio: 35/40 euros. 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: