gastronomía y buena vida

21 de octubre de 2016

Angelita Madrid, wine bar...


Y a las 5 de la tarde y tras lo que en un primer golpe de vista parece un simple muro de carga, emerge un nuevo local, como si algo te dijera: “¿Te vas? ¿No quieres bajar?”. Esa puerta se encuentra en Angelita (Calle de la Reina, 4, Madrid), ambientada en los locales de los años 20 en Estados Unidos, época de la Ley Seca en Norteamérica y Canadá. Un Speakeasy en el corazón de Madrid. Hace 100 años, los policías perseguían este tipo de lugares. Hoy los disfrutamos, los necesitamos.




Dicen que el mejor profesor no es aquel que sabe más sino el que hace que el alumno aprenda más. Y tras sentarnos en los cómodos sofás de esa ‘sala privada’, los encargados nos reciben con una extensa y detallada carta de más de 500 destilados de los que parecen saberlo todo. Con explicaciones muy didácticas nos ayudan a elegir el que mejor se adapta a nosotros. La atención fue espectacular.
Empezamos por el final… o por lo mejor. La cocina está cuidada, los productos son de primera calidad y sobre todo la amplia carta de vinos que sirven y cuidan con detalle. Lugar ideal para los amantes del zumo de uva. Lo disfrutamos hasta los neófitos así que imagino que los expertos encontrarán el lugar idóneo para sentarse en una de sus cómodas sillas y degustarlos con pasión.

En cuanto a la comida, nos sentamos en el salón principal, acogedor, moderno y decorado con mucha madera, algo que personalmente me apasiona, y nos dejamos llevar por las dulces y apasionadas manos de Roberto Serrano. Un cocinero al que llevamos siguiendo varios años en alguno de sus diferentes proyectos y al que cada día apreciamos más. Cocina nada tradicional a la que él le da un toque especial para convertirla en versátil. Mención especial para los tomates de Zamora, con sabor a tomate. Es difícil encontrarlos así y no industriales. Grandes, rojos, bien presentados y sobre todo, sabrosos. Se sirven ademas con atún seco (Katsuobushi) que aporte la salinidad justa al plato.




Justo antes de los citados tomates, un aperitivo de la casa nos fue abriendo boca. Sardina ahumada y crema de pimientos como inicio de una comida con tintes marinos. Así con esta buena impresión continuamos con el plato del día. Escabeche verde con pescado del día. Escabeche de pez limón con fondo de cava y manzana verde. Pariente lejano de un cebiche, pero con la misma fuerza e intensidad. Sorprendente plato en el que irremediablemente mojamos pan. 




Para no dejar el mar, nos decidimos por el sashimi de pez mantequilla con bilbaina tibia y verduras encurtidas. La salsa baña ligeramente el pescado, aportando sabor a un pescado algo escaso de gusto como es este pez. Tobiko para dar color y el aporte de textura "crujiente" que se complementa con las verduras ligeramente encurtidas. Los puntos de tinta a parte de decorar el plato, como bien sabéis potencian el sabor de los pescados. Unas hebras de chile cierran la decoración de un plato de buen nivel, pero no extraordinario como el anterior.


La carta, variable cada semana, en esa ocasión solo presenta como elemento cárnico, embutidos incluidos, un solomillo de Aliste con cenizas y migas del pastor y el cochinillo de Guadarrama en su jugo con regaliz. Este ultimo nos llamo la atención, y fue el siguiente plato elegido. El cochinillo se presenta en formato terrina o lingote, limpio de huesos. No es el típico asado al horno (no cruje la piel) si no más bien se presenta guisado durante varias horas al vacío, con su jugo y extracto de regaliz. Si bien este ultimo realmente no logramos apreciarlo en la untuosa salsa. Aún así nos gusto realmente por su facilidad al comer y jugosidad.


Para cerrar la comida, un especiado bizcocho de chocolate y garam massala y leche avainillada. Los postres, como las carnes, presentan apenas dos opciones donde elegir, pero como decimos, la carta varía casi a diario e incluso siempre podemos recurrir a los socorridos y muchas veces sorprendentes fueras de carta.


En definitiva, ¿para quien es Angelita?. Es un lugar para amantes del vino. Del ambiente Speakeasy. De una cocina moderna y cosmopolita. Un lugar para todos y de visita obligada. Un lugar para disfrutar.


-ANGELITA MADRID

-Calle de la Reina 4, Madrid

-Ticket medio: 30/35 euros 



  200x50 Logo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO: