gastronomía y buena vida

26 de septiembre de 2016

Restaurante ORGAZ, la importancia de la materia prima...


Lo ocurrido aquella noche de verano en el restaurante ORGAZ, solo puede calificarse de amor a primera vista. Una pedazo casa de comidas, que con todas las letras calificaría como sensacional. Las opiniones siempre son subjetivas, pero en este caso, aseguramos que la visita merece la pena. Y mucho.




Orgaz presenta dos terrazas de verano ( una de ellas rodeada de unas agradables plantas ) en la parte exterior. El interior presidido por una gran barra, igualmente esta separado en dos espacios. Ademas, de unas mesas altas ideales para compartir platos con amigos y tomar unos vinos. Nuestro camino comenzó precisamente en estas ultimas, disfrutando de un aperitivo con unas cañas que bien valen visita. Las patatas bravas de la casa, que tras un periodo de estudio de meses, salen de la cocina con todo el sabor de la tradición. Lo mismo unos desgrasados torreznos, pura alegría.




Metidos en faena, comenzamos probando otras especialidades de la casa. Queríamos probar lo máximo de platos, por lo que nos dejamos guiar. Una mas que correcta ensaladilla rusa y unas estupendas anchoas con pan cristal nos fueron poniendo en guardia.



Las croquetas, otra de sus estrellas, se presentan en mesa ligeras y crujientes. Poca grasa, como los extraordinarios buñuelos de bacalao, de los mejores que hemos probado. El relleno de brandada fina le da un punto extra.



Otros platos que son seña de la casa, como la ensalada de burrata con salsa de mostaza. De calidad máxima esa burrata por cierto. O siguiendo con lo verde, las alcachofas ( en temporada ) en flor con AOVE. Otra joyita de nuestros huertos.



Buen punto en el pulpo, con cachelos y pimentón. Tradición y respeto con un gran producto. O frescura en el Tartar de atún con mango. Otro de nuestros favoritos.



El rabo deshuesado, contundente y sabroso, se deja ver en mesa con el Steak tartar de vacuno, puro sabor. No desmerece, desde luego, los chipirones encebollados. Otro claro ejemplo de gran producto el que manejan en esta casa.




Aplauso unánime para la merluza de pincho y tirabeques. Sensacional punto del pescado, solo superado por su leve toque ahumado obtenido en el josper. Platazo de verdad.


Terminado esta "brutal cena", a destacar también los cortes de carne, especialmente ese lomo bajo de ternera trinchado, para mi gusto pasado de punto, pero excelente en el fondo o las costillas marinadas y cubiertas de salsa, que hará las delicias de los mas carnívoros. El mancharse las manos al comer no esta lo suficientemente valorado.



En los postres a destacar de nuevo la tradición como bandera. Torrija casera y tarta de queso, como destacable en un buen numero de postres.


En definitiva, y tras una segunda visita recientemente, diremos de ORGAZ que como casa de comidas no tiene precio. La vanguardia se sirve en contadas gotas, prevaleciendo ante todo el respeto por el producto y el buen tino en los puntos, sobretodo en los pescados. La sala responde como un reloj y es fundamental valorar que nos ofrecen. La estética invita a quedarse y la cocina a repetir visita, tamden perfecto.  Imperdible este Orgaz.

-Restaurante ORGAZ,   Av. del Arroyo del Santo, s/n, Madrid

-Ticket medio: 35/40 euros

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: