gastronomía y buena vida

5 de julio de 2016

Los montes de Galicia, moderna tradición...


Entre el "señorial" barrio de Salamanca y el festivo barrio de Guindalera, existe un pequeño rincón de excelente cocina Gallega que se ha atrevido a dar el paso decisivo para entrar en la modernidad. De aquél local, de cuestionable estilo decorativo al actual, hay mucho buen gusto adquirido en el camino. La barra se mantiene a la entrada del local, separada del resto del restaurante, manteniendo la tradición de fines de semana de pinchos y encuentros con amigos y familiares. El trato, como siempre ha sido: cercano y profesional.


Los tonos negros de los azulejos de las paredes, contrastan con los mas clásicos suelos de baldosa hidráulica. Iluminación tenue, para dar mas intimidad a cada mesa y una especie de terraza acristalada dentro del mismo espacio. Ni siquiera la carta se ha mantenido ajena a los cambios, y aunque se mantienen los grandes clásicos de la casa, se han incluido los inevitables guiños a la cocina actual. La carta de vinos recurrente, con vinos de la tierra y alguno de uso exclusivo como el ribeiro de la casa, cuya producción se destina en exclusiva para ellos. Si te gusta, solo lo encontraras en Los montes de Galicia. 


Mención especial para la coctelería, presente tanto a inicio como al final de la comida. Nosotros comenzamos con un potente "Kir royal",  con licor de cassis ( grosella negra ) y cava, para ir abriendo boca.


La cena comenzó con un clásico de la casa, como son las empanadas de "Sardinas con tomate y tomillo limón", de masa realizada por ellos mismos. Buen bocado para empezar. Y del clásico plato al mas moderno en ejecución, "Sashimi/ceviche de vieiras, con pipirrana de mango y ají amarillo". Si bien no es un ceviche propiamente dicho, el nombre se presta por los distintos sabores presentes en el plato, cítrico por esa ralladura de lima o ácido por la presencia del mango. La vieira como no podía ser de otra manera, producto fresco y suave.



Otros de los entrante que mas gustó fueron las "Sardinas ahumadas y aguacate". De nuevo ahumadas en casa, de potente sabor. Un verdadero vicio confesable.


Y si de clásicos contra modernos va la cosa, que mejor que el plato de Galicia por antonomasia, el "Pulpo a feira", que ha sabido conjugar los gustos gallegos con los de Madrid, dando el punto exacto de cocción al octópodo. Se acompaña de patatas cocidas, en grandes trozos. Nada de cubrir el anti-higiénico plato de madera con la patata. Y para cerrar los entrantes, "Buñuelos de bacalao con alioli de ajo asado", en los que el sabor del pescado se pierde en la masa.



Como plato principal, elegimos un " Lomo de vaca gallega madurado 60 días", pasado de punto ( al compartirlo, se debe sacrificar gustos personales por el bien común ) pero de jugosidad y sabor de nota. Se acompaña de patatas tipo gajo y pimientos de padrón. Buen cierre para dar paso a los postres.


En estos últimos, como protagonista absoluto encontramos el queso, con unas "Filloas rellenas de crema de queso", de sabor brutal y una "Tarta de queso" mas parecida por textura a una quesada, pero de igual potencia. Además de nuevo presente la excelente carta de cócteles, esta vez con el licor de hierbas gallego como rey. Una innovadora reinvención de esta bebida un poco denostada.



En definitiva Los montes de Galicia ofrece tradición para los nostálgicos en un ambiente adecuado a la época, con un servicio atento y preparado. Pero ademas es un lugar de encuentro para nuevas generaciones, con una carta de platos tradicionales, alternados con algunos mas modernos adecuados a la estética del local.



 -LOS MONTES DE GALICIA 

 -Calle de Azcona, 46, 28028 Madrid

-Ticket medio: 40/45 euros

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: