gastronomía y buena vida

24 de junio de 2016

Cappuccino Grand Cafe, La Moraleja...


Todo comenzó hace mas de 20 años en Mallorca. La primera piedra de un negocio que se ha extendido y cuenta con sedes en Madrid, Marbella o incluso en Arabia Saudi o Líbano. Nosotros no nos vamos tan lejos y nos centramos en el Cappuccino situado en La Moraleja, Madrid. 


Que esta zona de Alcobendas, y mas la calle Estafeta de esta localidad, es un hervidero gastro, un lugar de culto foodie ( foodie pudiente ) y cúmulo de buenos restaurantes, es un hecho. La competencia es feroz, por eso brillan los pequeños detalles. En Cappuccino a destacar las terrazas y el servicio. La comida se presupone buena, y así es. Ademas un delicioso hilo musical acompaña cada comida. La carta esta ideada para compartir. Platos destacables como las ensaladas ( una, de el tan de moda Kale, es la reina de estas ) las pizzas de harina orgánica "xeixa" ( menos gluten ) y un toque internacional, como un estupendo curry de pollo y langostinos o unos rollitos asiáticos. 


Nosotros probamos varias cosas a compartir, pues ya decimos es la opción mas acertada. Empezamos con un aperitivo consistente en unas aceitunas, aceite de oliva y un fresco paté de atún. Buen arranque para apurar una cerveza e ir templando el hambre. Rico el paté. 


Como hacia calor y en la terraza trasera se esta de lujo, nos animamos por otro plato "refrescante" con es un Carpaccio de ternera. Dos detalles a destacar. No es el típico corte de carne que va directa a la nevera. Eso esencialmente se nota, por que la carne no se queda pegada al plato, uno de los efectos del frío. El otro detalle, aunque mas común, es el simple acompañamiento de rúcula y parmesano. El queso ( salino a mas no poder ) aporta el toque necesario para disfrutar de una buena carne.  


Como nos estábamos envalentonando, tras una acertada recomendación de la camarera, nos decantamos por una pizza Margarita. La mas básica de las pizzas a veces es la mejor opción. Mozzarela de búfala, tomate fresco y alabahaca, sobre una masa fina y crujiente de harina orgánica. Muy buena pizza, curioso sabor de la masa entre integral y refinada. 


Por ultimo, para cerrar lo salado, nos lanzamos al abrigo de un Curry de pollo y langostinos. Se acompaña de unos noodles para mezclar con el curry. Curry ligero, fluido, pero de sabor intenso. Picante lo justo. Mejora bastante con la mezcla con la pasta, la cual trae un ligero toque de aceite de sésamo. Un imprescindible si no temes a los "calores" que produce. 


Otra de las grandes bazas de Cappuccino, es su estupenda "anti operación bikini" oferta de postres. Tartas de nivel, que son el perfecto cierre a una comida divertida. Nosotros probamos una brutal Carrot cake ( Tarta de zanahoria ). Bizcocho con tropezones, quebradizo como debe ser, coronado por una generosisima cantidad de chocolate blanco. Los ojos se nos dieron la vuelta, Muy buena de verdad. Ademas la oferta se completa con unos estupendos cócteles y como no podia ser de otra manera, unos grandes cafés. Nosotros probamos un cremoso Latte Macchiato, que viendo la foto, sobran las palabras. 



En definitiva, Cappuccino Grand Café ofrece calidad, eso si, que se paga. No olvidemos la zona en que se encuentra, donde los precios de todos los restaurantes son similares. Aun así, sus estupendas terrazas, su bonita decoración interior, con una barra de madera de esas que ya casi no ven, y un servicio atento pueden ser suficientes para decantar la balanza. Nosotros lo recomendamos, por supuesto. 



PD: No olvideis pedir la Carrot cake!!!


-Cappuccino Grand Café. 

-Calle estafeta 2, Alcobendas, (Madrid)

-Ticket medio: 40 e 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: