gastronomía y buena vida

10 de mayo de 2016

Casa Elena, cocina km.0


Nuestro idilio con Casa Elena, en Cabañas de la Sagra (Toledo), comenzó una tarde de verano con una recomendación vía twitter. Acompañado por nuestro compañero de fatigas, Carlos de "Historias de un foodie" nos plantamos en este pueblo, tan cercano a la carretera de Toledo y del que poco mas sabíamos que por los carteles que se aprecian en dicha vía. De aquella y estimulante primera visita a la ultima hace apenas semanas, se percibe una evolución hacia la grandeza y el buen hacer. Ir a lo seguro esta bien, pero para el reconocimiento absoluto, se debe dar ese salto sin red hacia la modernidad y el riesgo.  Y Casa Elena esta en ese maravilloso momento de convertirse en algo grande.




Ya decimos, aquella lejana mañana de Julio del 2015, salimos enamorados de una cocina joven y desenfadada pero excesiva en su conjunto. La filosofía de la casa, con su amor al producto km.0 y de productores locales, quizá se veía perjudicada por aquella cocina. Tras un paseo por la incertidumbre, derivada por un cambio de chef y el conseguir engranar esas nuevas piezas, en la actualidad la dirección empresa/chef es la misma y esa unión comienza a dar sus frutos.



Pero hablemos de Casa Elena, una preciosa casa familiar reconvertida en restaurante. Una de esas tradicionales casas de la Mancha, de grandes patios blancos. Así donde antes estaba la cuadra de los animales, hoy encontramos un luminoso salón de blancos manteles de tela, con techos de madera y suelos de piedra. Una cocina antigua, reconvertida en una barra de bar que invita a quedarse...Eso es lo que ofrece Casa Elena, una experiencia lo mas próxima a estar como en casa.



Cercanía y buen trato es otro punto fuerte, pues no en vano, el actual artífice de esta nueva etapa es Cesar Martín, un joven curtido en medio mundo en esto de la hostelería. Heredero del negocio iniciado por su madre, pero ajustándolo a lo que exije la actualidad. En la cocina, el chef Alberto Avilés pone el toque de madurez y buen hacer que se necesitaba. Como apunte, Alberto viene de trabajar con Mario Sandoval primero en Coque ( dos estrellas michelín ) y una ultima etapa en la finca La Romanee ( Restaurante y salón de bodas, también de los Sandoval ).



La cocina de Casa Elena se mueve dentro de ese movimiento conocido como "Slowfood". Una cocina sostenible, de proximidad y que aúna el disfrute, con el conocimiento de lo que comemos. Antologicas las croquetas melosas, de receta propia y con algo de herencia. Platos sobresalientes como los arroces, los cuales el chef domina a la perfección. Al igual que la caza, otro de sus puntos fuertes. Memorable el cochinillo, como no podía ser menos al trabajar en Coque. También destacar la ternera de Yunclillos, un pueblo a escasos kilometros del restaurante. Excelente el trato con los pescados y sorprendentes los postres, como la que es quizá, la mejor tarta de zanahoria que hemos probado.




En la actualidad, además podemos disfrutar de un menú diario de temporada, al precio de 20 e con un entrante, primero, segundo y postre. Pero la joya de la corona nosotros diríamos que es el menú degustacion a 40 euros que incluye: 6 aperitivos, 2 entrantes, 2 segundos y 2 postres. Quizá la mejor opción para conocer a fondo la propuesta de Casa Elena con platos como el rabo deshuesado, el pulpo a brasa o la terrina de cochinillo confitado. Fuera de carta también disponen de Cocido y Arroces que los preparan bajo previa petición. Auténticas exquisiteces que se elaboran para la ocasión con recetas y trucos que han pasado de generación en generación. 


A la gran pregunta: ¿Justifica el desplazamiento la experiencia Casa Elena?. Rotundamente si. Un viaje de no mas 50 km desde el centro de Madrid, como ir al Escorial. Además, se puede aprovechar el viaje no solo para comer, también cerca encontramos las ruinas Romanas de Carranque o el casco de Illescas, con movimiento de ocio tanto de día como de noche.

-P.D: Desde hace unos meses, se vienen ofreciendo las cenas "Estimulo" en la que el comensal sera privado del sentido de la vista ( no se asusten ) para potenciar otros factores, como el gusto, el tacto y el olfato. Un menú cambiante, con el que el chef y Cesar ( gafas de visión nocturna mediante ) ofrecerán una experiencia inolvidable. Este menú costara 50 euros y el 5% de cada uno de ellos, sera destinado a una ONG.
Si quieres repetir nuestra experiencia reserva mesa desde aquí...CASA ELENA
-CASA ELENA 

-Calle Nueva 15, Cabañas de la Sagra (Toledo) 

-Ticket medio a la carta: 30/35 euros 

-Menu: de Temporada 20 euros/ Degustación 40 euros



COMPARTE ESTE ARTÍCULO: