gastronomía y buena vida

5 de febrero de 2016

Restaurante Trasto, el nuevo en La Latina


Si hay un lugar que ha llamado poderosamente nuestra atención en los últimos tiempos, sin tapujos diremos que es el restaurante Trasto. Por estética, se cuela en la lista de los sitios decorados con mas estilo y buen gusto de Madrid (no exageramos) y por cocina (aunque esta en pañales) abre una nueva dimensión con propuestas originales y frescas. Además su situación en la Calle Segovia, a dos pasos de la La Latina, lo convierte en uno de los Hit del 2016. El artífice de todo este jaleo es todo un Campeón de España de cocina y un finalista del Bocuse Dór (el titulo mas prestigioso a nivel concurso), el chef Alberto Moreno. Este Extremeño se desata por fin en la capital y deja salir todo su genio, en un local de infinitas posibilidades.



Así, la cocina de Trasto transita en ese "rollo" actual de cocina clásica, con técnicas mas modernas y toques asiáticos. Y allí donde otros equivocan el mensaje, Moreno sabe sacar partido a sus virtudes y oculta con talento alguna carencia.



La carta es un viaje sensorial, de esas que vas leyendo y dices -"Joder, me comía todo"-. Pues eso nos encontramos y ante nuestras dudas decidimos probar su menú "bocados", como siempre el largo, que consiste en 6 platos de la carta ( adaptado el tamaño lógicamente ) pre-postre y postre.


Quizá sirviendo de snack o aperitivo, pero dentro del menú, nos sirvieron unas crujientes "Croquetas de Txangurro" de potente sabor a mar. Curioso el polvo de pan de gambas que acompaña. Y que sería de un aperitivo, sin su correspondiente caña, una "Salvaje" de grifo, única en su especie ( primer grifo de esta cerveza en Madrid)



Empezamos el festival con un platazo como es el "Arenque escabechado y crema de yuzu". El arenque se trata con dos escabeches, uno clásico extremeño muy suave de 12 horas y otro de tipo japones (sake y vino de arroz). Se acompaña de una crema de yuzu , que complementa perfectamente al pescado con su leve toque cítrico. Ademas hojas frescas de espinacas, ralladura de lima, tomates secos y AOVE. Genial de verdad.


Bajando un nivel de intensidad, seguimos con una clásica "Burrata, cebolla caramelizada, rucula corazon de tomate y polvo de aceituna negra muerta".  Queso cremoso, "productazo", con un acompañamiento un tanto diferente. Como detalle distintivo, ese polvo de aceitunas de Aragon de gran intensidad y el dulzor de la cebolla. También llego otro bocado de nota, en esta ocasión unas perfectas "Vieiras sobre crema de calabaza thai", de sabor lejano y exótico.



Como platos fuertes llego la "Presa ibérica" con tratamiento casi de embutido, con una ligerísima curación. Sabor curioso y punto casi crudo de la carne. Plato que me llevo a mi mas tierna infancia por aromas y sabor, pero que a su vez me decepcionó su resultado final. Un luces y sombras, al que estoicamente volveré a enfrentarme en próximas visitas. Y cerrando el tercio de los salados, nos propusieron el "Rulo de cochinillo con mazana y regaliz", de mayor contundencia. Carne desgrasada y crujiente, confitado 16 horas y frito. Gran plato.



Del lado de los postres, solo podemos decir, Ole!! Desde el buen "Pastel de boniato, crema de queso y limón", al sorprendente "borracho de piña colada" que es un postre imprescindible para una primera toma de contacto. Tras los postres, que nadie dude en pedir un cocktail que el barman Javier Payano prepara magistralmente.




Muy interesante la propuesta de Trasto, cuya oferta se ira implementando con unos muy interesantes "Menús maridajes", tanto de cervezas como a base cócteles. El éxito de este local es seguro, ahora solo queda saber cuando sera peligrosamente difícil obtener reserva en fin de semana, algo que creemos no tardara en llegar. Asi que, ¡¡Espabila!!.


-Restaurante TRASTO

-Calle Segovia 6, local 3 

-Menú 8 bocados: 50 euros 



COMPARTE ESTE ARTÍCULO: