gastronomía y buena vida

4 de noviembre de 2015

La cocina de Maria Luisa: De Soria a Madrid

Dicen de Soria que  es una de las grandes olvidadas del territorio nacional. Con 40.000 habitantes y a orillas del río Duero en su curso alto, es de esos rincones de España que merecen más mimo del que tienen y que pueden ofrecer más de lo que dan. Por eso, sus talentos recorren kilómetros en busca de ciudades que les permita crecer, ser referencia de su ámbito.

Sí… es una crónica para El Triclinium. Es el contexto en el que se encuadra ‘La Cocina de María Luisa’ (Calle de Jorge Juan, 42), en pleno barrio de Salamanca, en una calle gastronómicamente impecable que desde hace pocos años es una de las referencias en la capital. Si tienes hambre y caminas por esa zona, limpia tus zapatos, haz hueco en tu estómago y prepárate para gozar.



Setas, caza y trufas. Repite conmigo… setas, caza y trufas. Esa sensación de placer, de sabor suave y ligero, de hambre aunque acabes de comer. Son las especialidades de María Luisa Banzo, dueña de este maravilloso rincón que hoy te presentamos y en el que te recibe en su comedor con una enorme sonrisa y la intención de que te lleves a la boca lo mejor de su cocina. Trabaja con productos de temporada, de la cocina tradicional soriana y se ha convertido en uno de los grandes rincones de la cocina castellana en nuestro país.




Para disfrutar, un gazpacho con melón y fresas (mmm, que fresco, que suave…). Para saborear, carpaccio de boletus frescos (es como comerse el monte a bocados). Para enmarcar, un revuelto de trufas (quita el sentido). 




Para chuparse los dedos, cangrejos de río (con babero… antes y después probarlos). Su presentación, espectacular. Su sabor te transporta a otro lugar, te invita a repetir, a mojar, a relamerse con un manjar difícil de encontrar.



Para finalizar degustamos jabalí estofado. Una preciosa pieza de caza, siempre difícil de cocinar pero muy conseguida. Con un sabor muy intenso pero suave. Con el regusto que deja en tu boca pero muy bien tratada y acompañada. Sabor de muchos quilates, de esos por los que merece la pena volver.



 Los postres son la puntilla de una comida brillante, bien presentada, bien cuidada y con un sabor único. Cuando María Luisa dejó la política por los fogones seguro que se imaginaba que un tipo de Madrid devoraría sus platos y se transportaría a su tierra. Y el reto está más que conseguido. ¿Su secreto? La cuidada selección de productos y el especial ‘mimo’ para con el producto estrella: la trufa negra. Toque especial que ayuda a enamorarte de la cocina, la cocinera, el plato y de la sensacional Cocina de María Luisa.


La Cocina de Maria Luisa
*** Cocina de temporada. En verano productos más frescos como el gazpacho de fresa con melón. En invierno mandan los boletus y verduras.


LA COCINA DE MARIA LUISA

C/Jorge Juan 42, MADRID




COMPARTE ESTE ARTÍCULO: