gastronomía y buena vida

24 de octubre de 2015

Ondarreta La Moraleja: Clasicismo y buen hacer....

Es por todos sabido, que los viejos rockeros nunca mueren. El otro día leí, que el grandisimo Rosendo Mercado, terminaba una gira agotadora de un par de años a sus 61 TACOS, presentando a su ultima criatura. Pues este año, otro viejo rockero cumple 50 años dando de comer y muy bien a los madrileños. El símil es personal pero viene que ni pintado. El Grupo Ondarreta, ese jovenzuelo de 50 años, ha estrenado hace poco un nuevo hijo, esta vez en el soto de La Moraleja. Una excusa perfecta para probar su cocina.



Clasicismo en su cocina, con concesiones a la modernidad, contrastan con un local moderno y decorado con gusto. Ademas de contar con una exlecente terraza para comer, charlar y tomar una copa. El grupo Ondarreta cuenta con varios establecimientos en Madrid:El pabellón Ondarreta en la casa de campo, Odarreta Las Tablas, Salones Normandie y el visitado hoy.



La visita, rodeado de amigos, sirvió para probar algunos platos de la cocina que proponen. Sentados en un luminoso salón, con mas compañía que la nuestra, decidimos pedir y compartir la mayoría de ellos. Asesorados perfectamente por el equipo de sala, comenzamos por unas "Flores de calabacin rellenas". Vienen rellenas de gambas y puerros y terminadas con un rebozado. Se sirven estilo tempura, pero no estaban crujientes como esperas. Eso si el conjunto es resultón y sirve perfectamente de entrante. Además, llego un "Tartar de atun y galleta de sesamo" de calidad y sabor estupendo. Se completa con una crujiente cebolleta verde y una galleta de sesamo para empujar. Recomendable.




Acto seguido nos presentaron unos "Chipirones plancha y cebolla pochada", de lo mejor de la comida sin duda. De nuevo productazo levemente pasado por la plancha y acompañado de una dulce cebolla pochada. Una combinacion cuasi infalible. También casi a la vez un "Pulpo a feira con parmentier de patata", que pecaba de falta de temperatura y aliño. Principalmente pimentón y aceite.



Llego el turno de el  "Rissotto de boletus y parmesano" de sabor e intensidad perfecto, pero de aspecto curioso cuanto menos. Exceso de liquido, asemejando a un arroz con leche. Pero insistimos, perfecto de sabor y de punto el arroz. No deje de comer hasta que terminamos el cuenco.


En este momento hacemos un punto y aparte. El plato del día y quizá de la casa debe ser, además de la espectacular carne, el "Steak tartar". Preparado a vista del comensal, se podrían destacar dos cosas. La calidad del producto esta clara por supuesto, pero añadiríamos tanto la temperatura de servicio, como el aliño. Cuantas veces no hemos pedido steak y nos han servido un producto insípido y frío, incluso carne oxidada. En Ondarreta se preocupan de estos detalles y nosotros lo agradecemos.



Como pescado probamos un brutal "Rodaballo y verduras" ( mi pescado favorito es el Rodaballo) fuera de carta, que casi hizo que me levantara a abrazar al chef. No hay mas que decir. La sutileza de este pescado me tiene enamorado. Se sirve con una cama de verduras a la brasa y un sofrito de ajo por encima. BRU-TAL.


Cerramos la parte salada con otra seña de la casa, el "Entrecot fileteado con patatas souffle". La carne es excelente, claro esta. Nosotros pedimos un Entrecot para probar al punto y llego un poco pasado de cocción. Aun así es excelente de sabor y jugosidad. La se sella perfectamente manentiendo toda su fuerza dentro. Pero como no queríamos quedarnos con las ganas, pedimos otro, que esta vez llego al punto. Así se debería comer siempre la carne, roja pero sin sangrar.


Para cerrar la comida, siempre un hueco para el postre. Nos propusieron los tres tenores de la carta, los mas demandados: "Milhojas de mascarpone" que me pareció una virgueria y se convirtió en mi favorito. "Tarta de limón" al estilo de Londres. Muy buena igualmente, recivio loas por parte de mis acompañantes. Pero yo ya me había enamorado. Ademas, una "tarta de queso y chocolate" de curiosa mezcla, que si bien no llamo mucho mi atención la vi volar del plato.







En definitva, el viaje hasta Ondarreta Moraleja merece la pena por varias cuestiones: La situación, con facilidad para aparcar absoluta ( se encuentra en un centro comercial ), por ese Steak tartar, por el servicio y por la terraza, que en días soleados es una autentica bendición. #RECOMENDACION


ONDARRETA LA MORALEJA

 C/ de la Begonia 135 CC los Porches , Alcobendas (Madrid)

Precio medio: 30/35 e 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: