gastronomía y buena vida

29 de septiembre de 2015

La Solana Restaurant: El templo del mar...(Parte II)

Quien dijo que segundas partes nunca fueron buenas. Hay claros ejemplos en el mundo del cine: Star Wars y su "El imperio contrataca", Terminator y su "Juicio Final" o Torrente y su "Mision en Marbella". Después de esta introducción algo freak, volvemos a lo importante, el retorno a la Solana, el que consideramos la mayor sorpresa (grata) de lo que va de año gastronómico. Segunda visita en menos de dos semanas ( de hay ese comienzo de post ) y mismas sensaciones. Elevadas si cabe por un magistral menú degustación, en el que el mínimo atisbo de sombra se vio borrada de un plumazo por el conjunto.



 Desde la atención de Marta Galdeano, a las explicaciones de cada plato y de cada detalle del artífice de esa cena, Abraham Garrote, el cual merece unas lineas. Abraham, sevillano de nacimiento, con raíces extremeñas y ahora con el corazón en Málaga. Este Ingeniero informático, decidió un buen día cambiar el ratón por los cuchillos, el teclado por los fogones y dedicarse a su verdadero sueño, la cocina. Tras pasar por varios países formándose, decidió establecerse en la costa del sol, cerca del mar y comenzar a fraguar su propia historia. Apasionado de la pesca submarina, como no, sus platos fetiches tienen su fundamento en el mar, siempre el mar.


El menú, cerrado previamente con Marta, consistía en una degustación de varios platos al gusto de Abraham. Maridados con los vinos de la familia, Viña Perguita, comenzamos con un aperitivo consistente en una Jurela escabechada, gel de zanahoria, guacamole y tosta de papadum ( tosta de harina de lentejas ). Excelente contraste y sorprendente sabor del crujiente. Buen comienzo.


Seguimos con una Ostra, caldo liofilizado de ortiguillas y tapioca infusionada en maracuya. Otro plato que sorprende. El caldo yodado potente sobresale ligeramente, terminado el bocado con un regusto a maracuya que te deja "limpio" el paladar. Además un sobresaliente tartar de  bogavante, caldo dashi y papaya. Máxima frescura en el producto, salado lo justo por el caldo y con la fruta ejerciendo como en el anterior plato de contrapunto.



El siguiente plato fue uno de los que mas elogios recibió. Cigalitas de Fuengirola, curadas en sal y asadas ligeramente, crema de boletus y holandesa de papada (la grasa del cerdo sustituye a la mantequilla). Espectacular. Abraham, el rey de las salsas, demuestra de nuevo ingenio y producto de nivel. Nada mas que decir. Continuamos con un Capelleti (pasta rellena), carrillera, dashi de setas y picante. El capelleti es un tipo de pasta italiana rellena, aunque en este caso se asemejaba mas por textura y contexto ( caldo dashi ) a unas gyozas japonesas. El toque nuestro es un contundente guiso de carrilleras. Muy rico en conjunto. No del nivel de los anteriores.



Y llegamos al sprint final de los platos salados.Una ventresca de Atún de "vuelta" teriyaki, pure de alubias y reducción de vino. El llamado atún de vuelta es aquel atún que vuelve al océano tras su estancia en el cálido mediterráneo. De nuevo destaca la calidad del pescado. Plato difícil de fallar. Además unas mollejas de ternera, curry rojo, espárragos y sus puntas. El plato más flojo de la noche con mucha diferencia. El curry conseguido, como todas las salsas, pero las mollejas nos dejaron fríos, quizá la textura, quizá el grado de cocción. La única sombra de la noche.


Y cerramos con uno de los platos del año. La huerta: Codorniz a baja temperatura, tierra de remolachas, crema de chirivias y verduritas al dente. Genial ejecución, gran presentación. Homenaje a un plato de Eneko Atza, en el que esta basado. El feroz Javier Amaro hablo de él como  el plato del año. El año es largo, pero de momento no encuentro rival.


Como colofón, una tarta de limón de crema para llorar. A punto de pedir tiempo tiempo muerto terminamos una cena top. Es justo destacar el nivel de los postres en la Solana, ya que en la anterior ocasión también disfrutamos del mismo. Ya saben, dejen sitio para el postre.


No somos de despedidas, pero en esta ocasión nos alejamos de La Solana por un tiempo. La distancia impide hacer de el, nuestro restaurante de cabecera. Ya solo nos queda invitar a nuestros a lectores a probar la magia de Abraham y Marta, no se arrepentirán.¡Hasta el año que viene Málaga!


La Solana Restaurant. 


Avenida Ramón y Cajal 22, Fuengirola (Málaga)



Menú Degustación con maridaje: 50 euros


COMPARTE ESTE ARTÍCULO: