gastronomía y buena vida

23 de julio de 2015

Cinco Restaurante

Hay vida mas allá del chuleton. Que en Avila la union de patatas revolconas, judión del Barco y el Chuleton, son la santa trilogía de la cocina abulense lo sabe todo el mundo. Añadamos la trucha y tenemos el menu de muchos de los restaurantes de la ciudad de las murallas. Pues bien, recomendados por el infalible "Historias de un foodie" visitamos un caluroso domingo de junio el Restaurante Cinco o 5Restaurante en el cuál (además de algún que otro valiente más) se atreven a ofrecer una carta mas moderna, con inevitables guiños a su cocina "madre", pero desde luego alejado de las preparaciones mas tradicionales y de los clasicazos de la zona. 


El restaurante Cinco se situa en la zona mas turistica de Avila. La zona de la Plaza del Mercado, en el interior del recinto amurallado. En una calle tranquila, la Plaza Mosén Rubí, pero con la zona de aparcamiento alejada (ojo los que vayan en coche) nos encontramos un local de dos plantas, que nos ofrece dos experiencias diferentes. Una zona baja, mas tipo bar, para una comida o cena informal, y la otra en la primera planta, en la que situaríamos el salón de la zona de restaurante propiamente dicha.  Tras una cerveza en su terraza para pasar los calores, comenzamos una experiencia que se alargó en el tiempo casi dos horas. 


Nosotros nos decidimos por su menú degustacion 5 ( Además existe otro menú en homenaje a la santa de la ciudad, Teresa, con platos mas clásicos y carta) que tiene una genial RCP ( 36 euros ).



-Comenzamos la comida con la presentación de los panes, estupendos todos por cierto, y de un cada vez más omnipresente aceite de oliva para acompañar.  Ademas fueron desfilando una serie de snacks o aperitivos de los que destacaríamos sobremanera un salmón marinado con miel y una especie de ravioli de patata revolcona y rabo, tradición fundida con la modernidad. También probamos una trucha escabechada, una albondiga de sabor intenso y un hojaldre relleno de morcilla. Un buen comienzo. 



-El primero de los principales consistió en un "Ravioli de solomillo y carrillera de avileña, con fresas, queso, mostaza y vino" Un plato estupendo, en el que quizá se notaba demasiado el contraste de temperatura de la carne cruda del exterior y el guiso tradicional del interior. Una percepción nuestra que en definitiva no eclipsa el buen trabajo que hay tras el plato. 


-"Royal de foie de Villamartín, ruibarbo y setas de primavera" Soprendente presentacion en una especie de "pecera" con la culminacion del plato en la misma mesa, con esa crema de foie brutal. Para mojar pan una y otra vez. 



-Seguimos los principales con un plato de pescado. En el menu que elegimos van cambiando según   mercado. En nuestro caso una estupenda "Lubina con muselina de espinacas y pisto" que estaba perfecta de punto. 


-El siguiente en llegar, fue sin ninguna duda el ganador del dia. Un brutalisimo "Risotto de trigueros y cigala". Perfecto de punto el grano, cremoso y pleno de sabor. Un arroz de 10, que bien vale una visita. 


-Por ultimo cerramos lo salado con quiza el plato que menos gusto de dia. "Magret de pato, barbacoa abulense, salsa de ostras, zanahorias y hojas verdes". La pega la encontramos en la carne elegida, el pato. La misma puesta en escena con otra carne mas "agradecida" y bordamos un plato TOP, ya que esa barbacoa abulense es para llorar de buena. 


Pasando a los postres, tenemos que subir a los altares la selección de quesos que nos fue presentada. Cumbre cada uno de ellos. Quesos de Castilla y León, la mayoria de Avila y algún Zamorano, para abrir boca al postre del día. 


- El postre, siguiendo la tendencia de nuevo ascendente tras los quesos, consistió en un "Bizcocho de melocotón, fresas salteadas, pimienta de jamaica y helado de yogurt". Un gran postre para una comida en general muy buena. Además para rematar la faena, unos petit fours acompañando un buen cafe. Estos vienen servidos en una especia de arbol mini, con la tierra de chocolate. Por vergüenza torera dejé algo de esta ultima, pues era para comersela a puñados sin remilgo alguno. 



En definitiva, una muy muy buena propuesta para salirnos de la (por otra parte maravillosa) monotonia de la santa trinidad de la cocina abulense. Algún retoque en cuanto a tiempo de espera entre platos, sobre todo cuando pides los menus degustación y poco más. Nosotros desde este humilde portal os invitamos a conocer 5Restaurante y que nos conteís vuestra experiencia. Un sitio super recomendable en el corazón de mi tierra.  



Precio medio : Menu Degustación 5 (36 euros, sin bodega)

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: