gastronomía y buena vida

6 de enero de 2015

Restaurante "La Vaca y la Huerta", el triunfo del producto..

Una crónica de @alexxamaro y @eltriclinium:



No hace muchos días, tuvimos el gusto de asistir a la presentación de "La Vaca y La Huerta", un nuevo restaurante enclavado en la Calle Recoletos Nº13 (Madrid). Sin duda, el barrio Recoletos, es uno de los mas atractivos de la capital. La zona comercial de la Calle Serrano o la Biblioteca Nacional, son dos de los muchos reclamos del barrio. En este fabuloso entorno, reside "La Vaca y la Huerta"










La presentación de esta nueva apuesta gastronómica, en la que se pudo degustar los principales platosde la carta, contó con la presencia de sus principales proveedores(cerveza La Loca Juana , verduras 
Entre Col y Col, bodega Sierra Norte y cárnicas Jose Luis Vicente). Estuvieron a bien explicarnos las principales características de sus productos. Un autentico lujo.





El local en cuestión es amplio, mucho mas de lo que pueda aparentar a primera vista. Cuenta con un par de mesas, apartadas del resto, a modo de "reservados", ideales para reuniones con amig@s mas intimas. Los tonos claros predominantes, dan mas sensación aun de amplitud al local. En definitiva, un sitio agradable.






      
El evento, excelentemente dirigido tanto por los dueños Ángel Marugan y Fernando de la Roza , como por su community Manager, Violeta Alonso (@violetalonsoCM) y en los fogones la chef Inmacula Alcazar, rozo la perfección. Acompañados por otros amigos de las redes, como los "Pacos", @sastrepaco y Paco Cruz (@the_foodmanager), este ultimo responsable de poner en marcha todo el nuevo concepto del restaurante, olvidando el antiguo LeCafe. Ademas de otros compañeros "bloggers" y amigos de los dueños, tuvimos la suerte de conocer a @mapihermida o su alter ego en las redes, @lagastronoma.






   
El menú degustado esa noche, fue una representación de algunos platos que dejan a las claras las intenciones de "VACA" con platos de una carne excelente "Y HUERTA", con las verduras de temporada que van encontrando, como unas deliciosas alcachofas o unas corujas ( pamplinas). Pero vamos a hablar de cada plato y conocer mas:

-Comenzamos con unos tomates de la huerta, con arbequina y sal. "Tomate que sabe a Tomate". Ademas en esta primera tanta, una estupenda cecina con unas lascas de queso manchego y rúcula. Un cava orgánico de la bodega 1+1=3 acompaño los platos.





























-Seguimos, tras tomar un revitalizante caldo de borrajas, con unas cremosas croquetas de setas, unas tiernas alcachofas en flor y una ensalada/bocado de burratina y pamplinas. Como entrantes, es una selección acertada y que recomendaría sin dudar.



















 





-Como platos a compartir, raciones o primeros platos, nos sirvieron un original carpaccio rustico ( carpaccio cortado de manera mas gruesa, que en un primer momento nos pareció demasiado "basto" para comer y se hacia "bola", pero como bien nos indicaron, lo recomendable es cortar en trozos y facilitar así su degustancion. ). A destacar también el brutal Steak Tartar, servido sobre pan para comer de dos bocados. Bueno de verdad. Por ultimo, unas deliciosas albóndigas de la abuela y unas sorprendentes mollejas salteadas con brandy de sabor potente. Acompaña esta ronda de platos, un tinto D.O Utiel-Requena de bodegas Sierra Norte, de nombre Pasión de Bobal.







 
-Como principales, nos mostraron la "fuerza" de la nueva carta, que para nosotros es la excelente carne que ofrecen. Excelente de verdad. Carne de animales de 1000 kilos de peso, de entre los 8 y 10 años de edad, madurados los lomos con el hueso con una temperatura de 2 a 5 grados y no menos  45 a 60 días. Ademas son animales criados en semi-libertad y con trabajo de campo en sus piernas. De los platos ofrecidos en esta ultima tanda destacaríamos la Hamburguesa, realizada con la pierna trasera, que aunque son carnes mas caras presentan mayor calidad. Para finalizar, saboreamos un lomo de vaca, poco hecho, que nos permitió afirmar que la carne de este lugar, es para recordar. Esta ultima tanda de platos fue perfectamente apoyada por el vino que mas gusto de la noche, un tinto de Monastrell de nombre Equilibrio, de la misma bodega.






-Al final y para demostrar que no solo de carne vive el hombre, nos agasajaron con unos postres, del que destacariamos sin duda la tarta de queso. Ademas de esta, una equilibrada cuajada con miel y una copa de tres chocolates, cerraron una velada perfecta!! Por ultimo, reseñar que con los postres, pudimos probar la cerveza "Hermosa pelirroja" de La Loca Juana.






















En definitiva, bonito restaurante, con una carta ajustadisma de precio, buenos vinos y una cerveza artesana de nota, hacen de Vaca y Huerta un descubrimiento que recomendamos probar encarecidamente.




La Vaca y la Huerta, C/Recoletos 13 (Madrid)

Precio medio: 25/30 e 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: