gastronomía y buena vida

5 de diciembre de 2014

Arbidel, la Estrella con mesura..

Después de la magnifica experiencia en el Güeyu del día anterior, nos quedaba visitar en Ribadesella uno de los recientemente estrellados del Principado, el restaurante Arbidel, al que llegamos, tras una maratoniana mañana de visitas, con unos minutos de retraso.


Hablar de Arbidel , es hablar del Estrella Michelín más barato de este país. Al menos, en la edición 2014. Y no nos lleve a engaño, barato si , pero de una calidad enorme. Al frente se encuentra Jaime Uz, un ex de Kursaal del gran Martín Berasategui y de Zuberoa. Restaurante coqueto, de pequeñas dimensiones, con una terraza apetecible, cuando las inclemencias del tiempo lo permitan. Adosado a una pensión del mismo nombre, para ofrecer la experiencia completa: calentar el estomago y dar descanso al viajero.







Arbidel se mueve con carta y con un menú degustacion "Ribadesella 2014", al increíble precio de 30 euros, sin bebida. Una locura, dado la calidad del producto que ofrece. Algunos platos los calificaría de memorables, pero para eso vamos a contar la experiencia al detalle. El citado menú consta de cuatro aperitivos, cinco platos principales y dos postres.






Comenzamos con unos aperitivos gentileza de la casa: Unos chips de morcilla y unas finas lonchas de jamón ibérico con unos panecillos tostados. Del jamón te esperas lo que encuentras en un ibérico, pero la morcilla es toda una novedad. Plena de sabor y muy crujiente. Estupendo para abrir boca. Además un platillo con A.O.V.E "Pago de Baldíos" para mojar.








Seguidamente llegan los dos primeros aperitivos: Ensalada liquida de maíz y guacamole, coronado por unos brotes. Quizá el aperitivo que menos gusto, no nos dijo mucho este bocado. Además un excelente tartar de salmón y algas servido en cucharilla. Un bocado de mar. Perfecto.

Tartar y ensalada de maíz

A continuación, dos aperitivos mas: Una deliciosa brandada de bacalao, con toffe de tomate y almendras. Contraste dulce/salado acertadisimo. El mejor bocado de esta primera tanda sin dudar. También probamos una crema de patata y coliflor, con curcuma y berberecho. Untuosa crema, como para comerse un bol.

Brandada y crema de patata

Tras estos abre-bocas, llegaron con brío los principales, comenzando por:


-Gazpacho de manzana verde, sardina ahumada y pría. Sorprendente este plato. La ligera acidez de la manzana, el ahumado de la sardina y ese toque terrestre del queso pria. Una conjunción magnifica. El Gazpacho verde se sirve en la misma mesa, bañando los elementos sólidos del plato.





Plato completo


















Plato antes de terminar

Tomate raff y cebolla roja en ensalada de anchoas ahumadas y varé. Espectacular plato, quizá el mas destacado para nosotros ese día. Una sencilla ensalada de tomate y anchoas, elevada a la enésima potencia. Acompaña unas lascas de queso de cabra Varé. Para repetir una y otra vez.




Tomate y anchoa ahumada

-Cuscus trufado, con huevo, setas y repollo. Un plato que podía haber coronado el menú, pero que por culpa de una mala cocción del huevo, rebajo unos puntos la experiencia. El cuscus pleno de fuerza por la trufa, unas deliciosas setas y el sorprendente repollo que no desentona, coronado por un huevo casi sin cocinar. La yema estaba perfecta, pero la clara se había quedado "babosa". Mi compañera no se termino el plato. Aunque yo, que soy un tripero, no deje ni gota. Agridulce resultado.


Cuscus trufado

Plato con la yema a la vista

-Bacalao, jugo rustido de pulpo, verdinas y vegetales. Bacalao con perfecto punto, bañado en un estupendo jugo de pulpo y verdinas. Lo mas destacable del plato ese jugo del que te beberías un tazón mojando pan. Plato de nivel inferior a los dos primeros de los principales.


Balacao y jugo rustido

Primer plano

-Cerrando lo salado, unas geniales carrilleras tostadas, pure de apio-nabo y remolacha en ensalada. La carrillera perfecta de ejecución, casi se deshacía al tocarla, acompañada por un sorprendente y rico de narices puré de apio-nabo. Ademas de la remolacha presentada en diferentes texturas. Plato gracioso y muy rico. Plato de nota.




Para terminar la comida, se sirven dos postres:



-Cremoso de plátano, piña confitada, cascara de limón helado y manzana. Postre para golosos, destacando el sabor intenso del plátano y la piña. Genial.




-Migas de chocolate, crema de calabaza y naranja y yogur. A la sequedad de las migas le viene muy muy bien ese yogur cremoso y esa sorprendente crema de calabaza. Postre a la altura del menú, pero destacamos el de plátano por encima de este. Cerramos la velada con una cafe y unas mini trufas espectaculares cortesia de la casa.






Un restaurante este Arbidel, que debería estar anotado en la lista de todo el que se aproxime a Ribadesella, una ciudad a la que siempre volvemos y de la que estamos enamorados de su gente y de su cocina.






Arbidel. C/ Oscura 1 , Ribadesella (Asturias)


Precio: 30 euros "Menu Ribadesella" iva incluido (sin bebida) 



COMPARTE ESTE ARTÍCULO: