gastronomía y buena vida

3 de septiembre de 2014

Casa Juan, la casa del Atún...

Una crónica de @hugoalguacil para el @eltriclinium:



El verano no le ha sentado bien a este blog. Hemos estado más bien vaguetes y se han publicado menos crónicas de las habituales. Sin embargo, a los que escribimos nos ha sentado demasiado bien. No actualizar no significa no comer, y la verdad es que no hemos parado.




He conocido varios sitios este verano que merecerían aparecer en El triclinium pero sería imposible hacer una reseña como se merecen al no haber tomado fotos. Sería porque las vacaciones se acababan, sería porque el chip comenzaba a cambiar, el caso es que en la última cena antes del regreso a Madrid nos encontramos tan a gusto en un restaurante que el silencio debía acabar haciendo una crónica de ese lugar: Casa Juan, en la playa de El Palmar (Cádiz).




Para aquellos que no conozcan la zona, El Palmar es una pedanía de Vejer de la Frontera situado a apenas tres kilómetros de Conil. Una carretera de doble sentido discurre pegada a una playa que parece que no se va a acabar nunca. A un margen el mar y al otro restaurantes, chiringuitos, tiendas… Detrás de estos establecimientos hay multitud de casas bajas, chalets y campings. El lugar es perfecto para disfrutar de las vacaciones que desees: si quieres tranquilidad, la tienes, si quieres jaleo, también.




Nos acercamos Casa Juan gracias a la recomendación de un ‘veraneador’ habitual. Local pequeñito, la fuerza de este restaurante está en la terraza. Nosotros cenamos, por lo que el mar sólo se escuchaba de fondo, pero comer con las vistas a esa playa gigante debe ser formidable también.




La carta, en la que lógicamente se imponen los productos del mar, es variada y cuesta decidirse pero teníamos claro que era una noche de atún.





Comenzamos con una degustación de distintos salazones de atún. Destacó el sabrosísimo ahumado y la mojama. El plato, como pueden ver, es espectacular.
A continuación llegó el único error, por llamarlo de alguna manera, de la noche: una ración de calamares que no sé muy bien por qué pedimos. Estaba notable, conste, pero bajó algo el nivel general.




Salazones de Atún de Almadraba




El tataki - fresco, bien presentado, en su punto, en Madrid tenemos la suerte de comerlo igual de rico en varios sitios- fue el perfecto anticipo del gran plato de la cena: atún con panceta a la sal.





Tataki




Extraordinario por la altísima calidad del atún, el fuerte contraste con la panceta, nos dejó totalmente sorprendidos. A la mesa nos llegaron los platos ya preparados con el atún y la panceta bien separados, según el camarero porque hay gente que no quiere mezclar los sabores, además de patatas cocidas y verduritas. El sabor de la sal se lo queda exclusivamente la panceta, mientras que el atún queda suave y jugoso. A mí me gustan los contrastes y lo comí a la vez. “Me lo como despacio porque no quiero que se me termine”, escuché a uno de mis acompañantes, que habitualmente no come, engulle.




Ventresca asada 
Aspecto del plato limpio para comer





La maravillosa sensación que sentimos después de este atracón de atún me llevó a pedir de postre un yogur o unas natillas de atún. A tanto no llegan y nos tuvimos que conformar con una tarta de chocolate y un flan de queso –o dos, mejor dicho- sencillamente geniales.










La cena fue regada con dos botellas de Barbadillo, un clásico que no defrauda, y finalizó con un café más que decente. Ahí tienen la foto de la cuenta, juzguen ustedes mismos, yo sólo puedo decirles que hacía muchísimo tiempo que no encontraba un restaurante con una relación calidad-precio tan alta.










Permítanme un añadido:




Días después de mi visita fueron a Casa Juan unos familiares –con morro fino- y tanto les gustó que repitieron la noche antes de volver a Madrid. Me limitó a copiar el mensaje que recibí:
“Cazón adobado muy bien, calamares bien, tortillas de calamares bien, almejas a la marinera (que me quedé con ganas de pedirlas) muy bien, lubina a la sal excelente gracias al acompañamiento de las verduritas”.







CASA JUAN, EL PALMAR (VEJER DE LA FRONTERA, CADIZ)


COMPARTE ESTE ARTÍCULO: