gastronomía y buena vida

20 de junio de 2014

Restaurante La Seu: Cocina de paladar..

Cocina de Paladar, eso aseguran en este bonito restaurante de Denia (Alicante). Fundado por el gran Miquel Ruiz (ahora en El baret de Miquel), La Seu ha estado desde su nacimiento en boca de todos. Desde su estrella michelín, por obra y gracia de Miquel, hasta su cocina actual, no tan pretenciosa y de precio mas comedido, adaptada al tiempo actual y al producto que ofrecen. Pero si hay algo que maravilla de este local, es su decoración, moderna y desenfadada. Uno de los restaurantes más bonitos que hemos visitado, sin lugar a dudas.




Fachada



Situado en la Calle Loreto ( la de más vida en la actualidad en Denia ), rodeado de tascas, bares, bares de copas, etc, sobresale por un pasado esplendoroso y un presente esperanzador. Lo primero que observas al entrar, a tu izquierda, es una enorme pared de cristal, que separa el recibidor de una de las partes del comedor. Esta pared, esta "rellena" de botellas de vino a modo de una especie de bodega-botellero mega moderno. Detalle chulo. De frente un tronco de madera blanco, donde como si fueran hojas, están colgados papelitos de clientes cantando alabanzas al equipo. Un punto para el ego : )


Arbol de las alabanzas
Barra corrida y cocina





















Los salones son otra cosa. Repartidos por todo el local, a la izquierda, detrás de la pared de cristal, un pequeño salón, con seis mesas. Frente a la enorme cocina vista, una barra larga blanca para grupos. En la segunda planta otro salón, este mas grande con una enorme cristalera desde donde visualizar el local en todo su esplendor. Un detalle, en el recibidor puedes coger un ascensor para subir a la segunda planta, e incluso a la tercera, donde se encuentran unos modernisimos aseos. Un detalle que no nos gusto, y que hizo que la cena empezara mal, fue que aún teniendo reserva, nos hicieron esperar un buen rato, algo normal, si no fuera por que entraba alegremente la gente, sin reserva y se sentaban sin ningún problema.




Bodega



Una vez ubicado, y ojeando la carta, esta se divide en tapas, cocas y panes, platos para compartir, un apartado para el foie, arroces, carnes...una carta completa y bastante apetecible. En esta ocasión pedimos:




Aperitivo de la casa: cucharilla de cerámica con tomate y sardina marinada, bastante buena la sardina. Buen comienzo.




Aperitivo




Croquetas de jamón: estas se piden por unidad, resultando ser unas croquetas bastante cremosas y crujientes por fuera. Buenas, sin alardear.




Croquetas de Jamón




Pan con tomate y torrajo gratinado: el torrajo es un ali-oli ligero, que se presenta sobre unas grandes rebanadas de pan crujiente, y ligeramente gratinado. Espectacular. Además de un bol de tomate triturado para untar.




Torrajo y tomate




Tallarines de calamar: Calamares cortados en tiras, ligeramente cocinados con verduras y un toque de su tinta, acompañados de un crujiente de la misma tinta. Dejan un regusto cítrico bastante interesante. Plato bonito y resultón.




Tallarines de Calamar 




Cebiche de pescado: Cebiche clásico, correcto de punto el pescado y deliciosa la leche de tigre, para beberse un vaso. Quizás algo subido de precio.




Cebiche clasico




Coca de black angus: El más flojo de la noche. Si bien la coca era de matricula, la carne estaba seca y fría. Si pones una ternera de esa calidad, el punto y la temperatura es lo primero. Se acompaña de cebolla caramelizada y queso.




Coca de Angus



 La cena fue regada con un vino de la tierra, uva de la variedad moscatel, semidulce. El novio perfecto, un vino de baja graduación alcohólica. A mi personalmente me empalago bastante, pero hizo las delicias de mi acompañante.




Dulzón, dulzón



Y para cerrar la velada un café y un mojito delicioso de fresas. Pero no todo van a ser alegrías. Al pedir la cuenta, tardaron 25 minutos de reloj en traerla. Y no contentos con este hecho, nos querían cobrar la cena de una mesa de seis, que vete tu a saber donde estaba. Un desastre. Por supuesto se lo explicamos a la amable camarera, que para solucionar el desaguisado  tardo otros 15 minutos....en fin, como para unas prisas. Eso si, para compensar un chupito de mistela, como el que ponen a todas las mesas!!!.




En definitiva, local muy bonito, moderno. Cocina divertida y recomendable. Servicio ( al menos esa noche) , despistado y poco cortes. Luces y sombras, para una cena que cumplió gastronomicamente y que si estais por la zona no dudeis en probar.






Restaurante La Seu, Calle Loreto 59, Denia (Alicante)

Precio: 35/40 e por persona
COMPARTE ESTE ARTÍCULO: