gastronomía y buena vida

28 de enero de 2014

El Sabor del Restaurante Saporem...

Una crónica de @hugoalguacil:


Siguiendo la recomendación de @madriddiferente, referencia del ocio y la gastronomía en la capital, el equipo de @ElTriclinium visitó Saporem. El restaurante, situado en el corazón del Barrio de las Letras, se está convirtiendo en uno de los locales de moda de la zona y merecía una atención especial: por primera vez tuiteamos en directo fotos y opiniones de los platos, una experiencia que a buen seguro repetiremos próximamente.








Un simple vistazo al local basta para que guste. La atmósfera es idónea para disfrutar de la velada pero hay demasiada diferencia entre estar acomodado en la terraza –cubierta, climatizada y con música en directo- o en el interior. Otro aspecto a mejorar, por su incomodidad, son algunas de las sillas, y digo algunas porque las hay de varias formas, tipos y colores.


















Comenzamos la cena con unos entrantes que generaron diversas opiniones. El carpaccio de buey gustó por su corte y temperatura adecuada. Era como se esperaba y como, desgraciadamente, a veces no se suele encontrar. La pizza Saporem sorprendió, especialmente por el sabor de la calabaza. Los rollitos de pollo y mango no generaron esa unanimidad y no convencieron a la mayoría de los comensales. Particularmente a mí, la salsa de pepino y menta me gustó mucho. Como pueden ver en las fotografías, los tres platos llevaban un exceso de ‘verde’. El dicho de “lo poco gusta y lo mucho cansa” viene al pelo en este caso.




Carpaccio y Pizza Saporem



Rollitos de Pollo y Mango



Como plato principal, cada uno tiramos para un lado. Todos probamos de todos y opinamos. Gustaron los tallarines al pesto, al igual que el carpaccio, por su sencillez. La ración es generosa, ideal para que los amantes de este tipo de pasta puedan compartirla. Generó controversia la hamburguesa; normalita y fría para unos, más que notable para otros. Yo me inclino más por esta segunda opinión aunque he de apuntar que la forma de presentar la hamburguesa obliga a comerla con las manos, algo que no a todo el mundo le gusta.



Hamburguesa



El tataki atún y fresas y el sándwich de roastbeef sí que nos puso de acuerdo. Excepcional el primero y decepcionante el segundo. Te entraba por los ojos, jugoso y sabroso en la boca el primero; mal elaborado, seco y simplón el segundo. Muy alejado este plato del tono general de la cena.




Tataki
sandwich de RoastBeef



























Y, como suele pasar cuando se junta @ElTriclinium, los postres duraron menos que un suspiro. Pedimos tatín de manzana con helado, tarta de limón con merengue y el brownie de chocolate blanco. Ninguno defraudó pero si he de destacar uno me quedo con el brownie. Delicioso.




postres



La cena fue regada con Finca Resalso, un buen Ribera del Duero a un precio asumible. La cuenta por persona rozó los 30 euros pero, como pueden comprobar, sin vino o con un consumo más moderado, la cena habría resultado mucho más económica. En definitiva, lugar bonito, con buena comida y situación inmejorable.





imagen de la carta
D.O Ribera del Duero






















A destacar el servicio del equipo de camareros, impecables, así como la atención del encargado del restaurante, al cuál se dio traslado de nuestras impresiones, destacando tanto sus virtudes, como pequeños detalles a pulir y mejorar, siendo escuchados por este de manera cordial y profesional.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: