gastronomía y buena vida

23 de agosto de 2013

Restaurante TriCiClo, La Playa de Madrid...

Una crónica de Alex Amaro para el @eltriclinium:


        Podéis tener Retiro, Casa Campo y Ateneo, podéis tener mil cines, mil teatros,
mil museos, podéis tener Corrala, organillos y chulapas, pero al llegar agosto, ¡vaya, vaya!,
aquí no hay playa. ¡Vaya, vaya! No hay playa. ¡Vaya, vaya!.

        Algo así, cantaban Los Refresos, a finales de los 80. La canción es desenfadada, pegadiza,
con ritmo, es innegable. Que Madrid no tiene playa, es otra evidencia. A pesar de todo, la oferta de ocio deportivo, cultural, gastronómico, nocturno,...que Madrid ofrece a "propios y extraños", hace que el no tener playa, sea una anécdota.

        De ocio gastronómico parece entender el artífice de este desenfadado blog. Alentados por el, fuimos a cenar a El Triciclo ( C/ Santa Maria 28, Madrid, Barrio de las Letras)http://www.eltriciclo.es/. Espacioso, luminoso, original, así es El Triciclo. Esta dividido en varios espacios, mezclando ambientes informales y familiares. No deja indiferente a nadie.



Salon-Comedor



        La carta es amplia y esta dividida en 3: del mercado al Triciclo ( calidad y frescura del producto); paseo en Triciclo ( sabores tradicionales ) y viaje en Triciclo ( platos de diferentes partes del mundo ). Ademas, para los curiosos, que no cotillas, que quieran probar muchos platos, exista la posibilidad de elegir raciones enteras, medias o tercios.

Pronto nos pusimos de acuerdo y elegimos:

- Terrina de foie hecha en casa.
- Verduras de verano a la brasa con pesto rojo.
- Canelones de nuestro Ferran.
- Huevos de pollita con patatas y trufa. ( este plato estaba fuera de la carta )
- Chocolate Triciclo.

      Un vino rosado Artazuri amenizo la velada. Todos los platos sabrosos y muy bien elaborados. Nada estaba hecho al azar. Presentados de manera muy original como podéis comprobar en las fotos. Lo que mas nos gusto fueron los canelones. Lo que menos el Chocolate Triciclo. Quizá fuera la nata, de la que no somos muy fanáticos.










































Por ultimo, me gustaría reseñar el trato tan agradable del personal de El Triciclo.













Era agosto y hacia un calor sofocante, pero una excelente compañía, la deliciosa gastronomía del Triciclo y MADRID, hicieron que nos olvidáramos del.....¡vaya, vaya!, aquí no hay playa. ¡Vaya, vaya! No hay playa. ¡Vaya, vaya!.



En Twitter: @eltriclinium


SERVICIO: 9,5
COMIDA: 9
CALIDAD/PRECIO: 8,5

NOTA MEDIA: 9
COMPARTE ESTE ARTÍCULO: