gastronomía y buena vida

28 de mayo de 2013

Restaurante Ro'os, una agradable sorpresa...

Una crónica de @hugoalguacil para @eltriclinium :


Nada como no buscar para encontrar. Esto fue lo que nos pasó a una parte del equipo de este blog hace unos días. De una idea de cenar algo de picoteo, informal y rápido surgió un rato largo y agradable. Hubo picoteo en el inicio, buena carne después y, en general, salimos contentos.


El restaurante que visitamos fue Ro'os, situado en la Avenida Francisco Javier Sauquillo, 28 de Fuenlabrada. El local consta de varias estancias. La cafetería, amplia e ideal para tomar una caña y un pincho, precede al salón principal, donde pueden comer hasta 130 personas. Además, aunque no lo conocimos, disponen de un pequeño reservado.


El trato del personal es cercano y eficiente. Rápido nos prepararon una mesa, y eso que era algo tarde, y nos ofrecieron varias opciones de menús (http://www.restauranteroos.com/menus-especiales.html) .


Decidimos compartir tres entrantes y escoger un segundo para cada uno. La elección fue la siguiente: ensalada de pimientos asados con bonito, revuelto de morcilla y queso de cabra con cebolla y confitura de fresa. Había hambre y pronto los platos quedaron bien limpios. El veredicto fue unánime: todo estaba como se esperaba que estuviera, sin sorpresas. Bien para empezar.



Revuelto de morcilla







Pimientos asados y bonito











Conviene apuntar que las raciones estaban perfectamente proporcionadas con su precio y que nos prepararon para los platos fuertes. En la mesa, entrecot y cochinillo.






La ternera era de buena calidad y salió de la cocina en su punto pero hubo dos cosas que impidieron el sobresaliente: la pieza era demasiado gruesa, algo que puede no ser un problema para los más carnívoros, pero se notaba que fue sacada de la cámara frigorífica justo antes de ser cocinada, al estar el interior muy frio.






El cochinillo tampoco se pudo llevar la nota más elevada pero es justo reconocer que, teniendo en cuenta las horas, el asado estaba más que pasable. Que logren mantener la piel tan crujiente y sabrosa tanto tiempo después de su primer paso por el horno habla muy bien de la cocina de Ro'os.




La cena fue regada con una botella de Protos roble , un vino de sobra conocido y que no defrauda.

























Quizá los postres no sean el punto fuerte de este restaurante. No obstante, compartimos -estábamos bien llenos- un flan de queso con mermelada de frambuesa que gustó a todos.


SERVICIO: 9
COMIDA: 7,5
CALIDAD/PRECIO: 8
NOTA MEDIA: 8,1
COMPARTE ESTE ARTÍCULO: