gastronomía y buena vida

8 de abril de 2013

Asador el Tolmo, un viaje a la alcarria...

Una crónica de Alex Amaro, con el apoyo de @hugoalguacil:

Con motivo de la tradicional corrida de primavera de Brihuega (Guadalajara),  dos colaboradores de este simpático blog, nos acercamos a la localidad alcarreña. Ni el tiempo ni la autoridad lo impidieron, y es de agradecer, porque el día fue de lió, de lió gordo.

Para los que no tengáis el gusto de conocer Brihuega, desde estas lineas os invito a hacerlo. No os defraudara. Escasos 100 km separan la capital, de esta hermosa e histórica villa de la sierra de la alcarria. Sin ninguna duda, un lugar ideal para desconectar de los agobios de la capital.

Brihuega




Entrada Restaurante












De los muchos y variados restaurantes que en Brihuega puedes encontrar, nos decantamos por el Asador El Tolmo. No había ninguna razón para elegir este u otro. Fue el azar el que nos
llevo allí. Gracias azar!!!

Era tal la cantidad de comensales que hoy se iban a dar cita en el Asador El Tolmo, que con mucho criterio, habían hecho dos turnos. Aunque existía la posibilidad de degustar un menú turístico y otro especial de fin de semana, nos decantamos a comer de la carta.  

Morcilla y Pisto manchego
Croquetas
Un delicioso cuenco con migas y uvas, mientras ojeábamos la carta, creo un clímax favorable. Somos muy facilones, es innegable, pero fue un detalle de pureza. Pisto manchego con morcilla y croquetas caseras con jamón, fueron nuestros dos entrantes para compartir. Sencillo si, pero exquisito.... también. Rabo de toro y merluza al horno continuaron la fiesta.


Merluza
Rabo de Toro

















En la linea de los entrantes, raciones en su justa medida y de gran calidad. Faltaba rematar la faena, y mi compañero de viaje,  ansiaba la llegada de este momento.. el postre. Cuajada de torrija con miel, fue la elección. Igual de rápido que nos lo trajeron, por arte de magia....desapareció. Un vino sencillo, de la casa, sin grandes alardes, acompaño la velada.

La copa de rigor, nos lo tuvimos que tomar en la barra, ya que se acercaba el segundo turno. Nada que objetar, estábamos avisados de antemano. El único pero, no había vasos anchos. Parece una tontería, pero no saben igual.

A pesar de la cantidad de gente que había, el trato fue correcto y sin grandes demoras por parte de los camareros...chapeau ¡¡¡¡

Sin lugar a dudas, un sitio recomendable.

Detalle de la cuenta













SERVICIO......8
COMIDA........8,5
CALIDAD/PRECIO....7,5
NOTA FINAL......8
COMPARTE ESTE ARTÍCULO: