gastronomía y buena vida

11 de marzo de 2013

New York Burger, La Hamburguesa elevada a los altares...

Mucho había leido sobre la mejor hamburguesa de Madrid. Muchas opiniones, muchas ideas, "El Alfredo´s es el mejor", "las del Mad Cafe son inigualables"...Por casualidad, la noche del viernes, nos encontrabamos varios amigos  por la zona del Santiago Bernabeu y, casualmente, en la calle General Yagüe 5, se situa la señalada por muchos, como la mejor hamburguesería de la capital: http://newyorkburger.es/

El local, de decoración simplista pero atractiva, presenta dos plantas. La gracia de la planta de abajo, es la señal que hace que parezca que entras en el metro de New York. El mobiliario es el tipico de una restaurante de estas caracteristicas, nada de intimidad, para hacer la  velada más distendida. Pero vayamos al tema que importa, ¿merecen tanta fama sus Hamburguesas?, vamos a comprobarlo.

La carta es la tipica. Entrantes, carnes, hamburguesas, etc. Unos entrantes a compartir, un par de combos con alitas, fingers de queso, jalapeños y aros de cebolla, nada especial, pero resulton para hacer boca, esperando lo importante, ¡que venimos a hablar de carnaza hombre!.


Detalle de las Hamburguesas

Detalle de la carta



Y por fin, el gran momento. Pedir las Hamburguesas, se convierte en este New York, en un trabajo de ingenieria. Tipo de pan, peso de la hamburguesa (150,250,350 y 500 gr.), punto de la carne y guarnicion, y asi, exhaustos, a esperar el premio. He de decir en este punto, que un par de detalles no nos gustaron. El vino que pedimos, llego a la mesa excesivamente caliente, y al comentarselo a la camarera, pareció molestarle, como dando a entender que el vino no se sirve frío. Señorita, por favor, claro que lo sabemos, pero el vino caliente gustaba en la Edad Media, aderezado con especias,  no en el S.XXI.


Vino caliente

Little Italy


Queens

Tras este pequeño percance, llego la comida a la mesa. Y se hizo el silencio. Tras unos breves intercambios de opiniones, sobre lo que cada uno había pedido, nos pusimos a degustar. La carne, al punto en mi caso, estaba jugosa, bien aderezada, !muy buena, vamos¡. Alguno de los comensales se quejó, de que quiza estaba un poco seca su carne, !claro, es lo que pasa si la pides pasada¡, pero fueron quejas sin importancia, pues no vi migaja alguna en los platos.

Para finalizar, tres postres a compartir, Brownie, Cheesecake y tarde de chocolate. Todos muy buenos, y que volaron, literalmente, en segundos.



Antes...

....30 segundos despues.

Eramos siete personas, por lo que tocamos a menos de 20 euros por comensal. Un lugar, pese a algún detalle, para repetir. 


SERVICIO:7
COMIDA:9
CALIDAD/PRECIO:8,5


NOTA:8,2
COMPARTE ESTE ARTÍCULO: